El libro del cementerio I y II (novela gráfica)

1.9.15

24970935Adaptada a este formato por P. Craig Russell e ilustrada por él mismo y un equipo de excelentes artistas como Tony Harris, Scott Hampton, Galen Showman, Jill Thompson y Stephen B. Scott, esta es una interpretación visual espectacular que lleva a El libro del cementerio a otro nivel.

El libro del cementerio cuenta la historia de un bebé consiguió escapar del asesino que había acabado con su familia a sangre fría y refugiarse en un cementerio, donde los espectros del camposanto le adoptan y protegen. En su nuevo hogar, con sus nuevos fantasmales padres, el bebé será rebautizado con el apelativo odiseico de Nadie Owens. De ese modo entra a formar parte, como ciudadano honorífico, del ultramundo del cementerio, un lugar declarado reserva natural en el que habitan más de 10.000 almas desde hace centenares de años. Y que no puede abandonar, porque si lo hace el hombre que asesinó a su familia volvería a por él...
Gracias a Penguin Random House por el ejemplar.

Recuerdo haber empezado El libro del cementerio en su formato normal, es decir, como novela, hace un año y algo. No me gustó. Habré leído dos páginas del ejemplar de una amiga y lo dejé, porque no me convencía.

Con esta novela gráfica Neil (más allá de Russell, el dibujante) se reinvindica de esa pequeñísima experiencia. Y teniendo la vara bien alta.

Nota: tuve cuidado de que en las fotos no aparezca ningún spoiler, así que pueden mirarlas/leerlas sin problema.



En principio déjenme decirles que es una historia muy turbia pero muy sentimentaloide, de algún modo bizarro y bien escondido, a la vez.

La historia se centra en Nadie (o Nad), un bebé que pierde a toda su familia de una noche para la otra cuando un asesino entra a su casa y mata a toda su familia. Bah, peor que un asesino: un sicario. ¿Quién lo contrató? No sabemos. ¿Por qué? Mucho menos. Pero no va a descansar hasta asesinar al pequeño que logró escaparse de sus garras.

Nad, como sabemos desde un principio, es un chico muy inteligente y curioso. Esa noche no fue asesinado porque se bajó de su cuna y salió de su casa solito y campante, quizás hasta alertado sobre lo que estaba pasando en las otras habitaciones de su casa por un sexto sentido. Pero lo cierto es que se escapó, y gateo a gateo llegó al lugar donde menos te imaginás a un bebé: un cementerio.


Lo que quizás le jugó mucho en contra a la historia, más allá de que quiera leer Coraline porque la película me encantó (no tiene nada que ver pero aún así quería decirlo), es que el inicio es por demás fantasioso. Disfruté del desarrollo de las cosas, de los dibujos, de los diferentes problemas que se plantean... pero si vamos al caso no es una historia para nada realista, y eso le quita mucho desde mi punto de vista. Quizás si el principio se hubiera desarrollado de otra manera, haciendo que la madre dejara a Nad en el cementerio en vez de hacer que gatee hasta él o alguna cosa por el estilo, tendría una calificación perfecta. Sí, ya sé que Gaiman es así, pero yo también soy así. Incluso en el realismo mágico y otros géneros concedo ciertas cosas, pero creo que el inicio se ejecutó pésimo más allá de su locura a lo Tim Burton.

Y aún así, como dije por acá arriba, el resto me encantó. De una forma medio extraña, pero aún así.

Nad es recibido, criado y educado por fantasmas y espíritus. Grandes personalidades se desarrollan a lo largo de todo el libro, mientras que nuestro querido personaje principal vive en el límite entre la vida y la muerte. ¿Por qué no puede ir a la escuela? ¿Por qué sus padres -fantasmas- no son como él? ¿Por qué su tutor, el que básicamente decidió que podía quedarse a vivir entre los seres del cementerio, se va todas las noches y duerme todo el día? 

A la curiosidad de Nad se le suma la del lector. Nosotros sabemos muchas de las respuestas que este pequeño busca a lo largo del libro, pero aún así no sabemos cómo pueden resolverse, cuándo van a hacer y, lo más importante, si van a hacerlo siquiera. 

Creo que esta fue mi primera experiencia con novelas gráficas después de Seconds, la cual amé. Así que sí, no creía que otra novela gráfica me pareciera tan buena como esa. Y aunque no tienen demasiadas cosas en común, me sorprendí disfrutando de su lectura y terminándola tan rápido.

Es ágil, divertida, bizarra, algo morbosa y aleccionadora. Poco a poco te cae la ficha, o al menos a mí, de algo que estuve buscando durante toda la historia: cómo el desarrollo y the-coming-in-age de Nad se van dejando entrever por pequeños guiños. 

Obviamente está lo más obvio, que es su relación con sus padres, sus pares, su tutor y maestros (fantasmagóricos o de carne y hueso). Cómo quiere averiguar la verdad de lo que pasó, cómo la presencia de una chica de su edad le dan ganas de salir a conocer al mundo, de ser su amigo y, más que nada, que termine de comprender quién es Nadie.

Pero lo que más, más, másmásmásmás me gustó de todo este tema del ir creciendo es que el estilo de los dibujos va cambiando. Yo lo interpreto un poco como la forma que tiene Nad de ver al mundo, pero creo que puede haber tantas teorías sobre esto como personas en el mundo.

Pero siguiendo con mi presentimiento sobre lo que significa para mí, me parece una forma bella y muy poética de ir retratando todo lo que pasa a lo largo de la historia. De puntas redondeadas y colores muy vivos vamos avanzando a trazos violentos y muchos colores fríos o falta de una alta saturación, lo cual me fascinó desde que comencé a darme cuenta. Porque sí, es como cuando te dicen que no podés tocarte el codo con la lengua que vas y lo hacés: apenas capté cómo iban cambiando las imágenes volví al principio y volví a fijarme cuadro por cuadro para saber cuándo cambiaba. Me agarra el TOC y no me suelta.

Les voy a dejar un par de fotos para que vean de lo que hablo. Pero más allá de eso (y de decirles que es una historia muy genial aunque extraña, con algunas escenas conmovedoras y dibujos increíbles, como el de las estrellas que se ve acá arriba) no puedo ir, muchachos. Como siempre, queda en ustedes darle una oportunidad o dejarlo ir.

Pero tienen a una niña aquí presente que les dice que vale la pena, así que ¿qué mejor que comenzar a leerlo?


Las fotos que siguen son del volumen II pero, de nuevo, no contienen spoilers (o si los contienen ustedes no lo van a saber porque sin leer lo anterior no tienen sentido ¿?).








3 comentarios:

  1. Oig, quiero leer estos libros :B Le tengo muchisimas ganas a Neil Gaiman, así que espero poder agarrarlo pronto porque parece del tipo delibro que me va a gustar a mí :B
    Besos !

    ResponderEliminar
  2. Jamás leí una novela gráfica, pero desde que vi estos libros (en realidad sólo me crucé con el primero) que los quiero leer. Sólo leí un libro de Gaiman, pero me encantó, así que sin dudas todos sus libros están en mi wishlist. Gracias por la reseña Flor, beso ^^

    ResponderEliminar
  3. Neil tiene unos personajes geniales. Yo hace mucho que espero la adaptación al cine de sus libros Sandman , creo que debe ser complejo para realizar pero, tengo fe de que hagan una pelicula.

    ResponderEliminar

¿Algo para decir?