Confesiones de Michael Jackson: las cintas del rabino Shmuley Boteach

3.6.12

Reseña que he dado originalmente para Histeria Press bajo el seudónimo de "Helena Black"




Portada del libro

Michael Jackson inició en el año 2000 un diálogo de varios meses con su amigo y confidente el rabino Shmuley Boteach: el ídolo más retraído y enigmático había decidido desnudarse ante el consejero espiritual que le había presentado Uri Geller y, por esa vía, ante un público que entonces le parecía incomprensiblemente receloso. Esa dilatada conversación se convertiría en un auténtico examen de conciencia y en las treinta horas de cinta magnetofónica que constituyen la materia prima de este libro. Nunca ha habido y ya nunca habrá un documento semejante. 
             
Instigado por ese guía, Jackson se adentra en las más recónditas esquinas de su existencia: cuenta, opina, medita, lamenta y proclama. Así nos va descubriendo hondas heridas y soledades multitudinarias, el anhelo de amores impolutos y los vacíos rebosantes de fama, las grandiosas inhibiciones y los delirios de grandeza… Así nos deja presenciar tanto su formidable amor a los niños como su pintoresca relación con el (otro) sexo, y en particular con el muy voraz de Madonna o el todavía incipiente de Brooke Shields. Así averiguamos por qué desconfiaba de las mujeres y cómo se fabricaba una infancia perpetua.

Tampoco nos oculta los motivos de sus amistades y hostilidades, los momentos más espinosos de su vida y los extraños métodos empleados para arrancarse las espinas, su visión de Dios o de Hitler y sus peripecias religiosas, la tortuosa relación con sus hermanos, el lacerante conflicto con su padre, su pánico a la vejez, sus antojos y sus histerias...

Si Michael Jackson fue una incógnita envuelta en un misterio (siempre iluminado por los focos), aquí se hallarán curiosas respuestas a las preguntas tantas veces formuladas y jamás contestadas. El lector que se asome a estas páginas se sentirá a un tiempo inquieto y cautivado, estupefacto y conmovido.

Hoy he terminado de leer este libro. Sí, me tomó varias semanas terminarlo, contando con que leo libros en menos de una semana si es que tengo tiempo. Me he tomado el tiempo necesario para digerirlo y procesarlo cuidadosamente, dejándome pensando en las noches antes de dormir. Debo admitir que un par de noches he soñado sobre el libro, sobre Michael Jackson o sobre el autor en sí; ha sido un libro muy complicado de digerir totalmente, estando en la posición de fan de Michael, pero también de periodista wannabe con un ojo crítico y objetivo.

Michael Jackson a sus veintitantos años
No es un libro que cualquier fan de Michael Jackson se querría comprar para ver fotografías suyas, leer sobre sus CDs y cosas como esas... es un libro crudo, que viene lleno de confesiones de la mano de Michael y de Shmuley (Boteach, el autor), tantas que te quedás con un nudo en la garganta luego de leerlas, con ganas de seguir leyendo pero, al mismo tiempo, estando completamente satisfecho de lo que leíste. La sinceridad del mismo Michael hace que te quedes estupefacto ante sus dichos, incluso me ha hecho llorar en algunas partes, como cuando relata una de las tantas formas por la cual su padre lo maltrataba.

Este libro ha sacado muchas emociones de mi persona. Me ha hecho sentir lástima o sentirme mal por él, o incluso repudiar cuán egocéntrico, a sabiendas o no, era él. Sinceramente creo que era un pobre niño encerrado en un cuerpo de adulto, alguien a quien le hizo siempre falta muchísimo cariño de todas partes, no sólo de su familia. 

Le tenía miedo, asco y odio a las mujeres. Analizándolo psicológicamente esto puede venir de muchas formas: las prostitutas a las que veía actuar en strips desde pequeño ya que Los Jackson 5 actuaban en esos bares desde el principio; las mujeres con la que su padre Joseph engañaba a su madre, Katherine; su madre en sí, ya que jamás se divorció de su padre "porque lo amaba" y, sin embargo, no hacía más que gritarle a Joseph que no les pegara mientras que él les pegaba hasta límites extremos; su hermana La Toya, ya que él la ayudó a ser más feliz -haciendo que adelgazara en su adolescencia-, pero ella declaró en su contra -aparentemente forzada- en el caso de abuso de menores... y hay miles de ejemplos que no se demuestran en el libro. Él pensaba que absolutamente todas las mujeres manipulaban a los hombres sexualmente para conseguir lo que ellas querían; ¿por qué se casó con Lisa Marie Presley? Porque ella ya tenía dinero, tanto de su padre (el mismísimo Elvis) como el suyo propio (ella es cantante). Ella no necesitaba nada de él, es más, no le quiso dar hijos ya que ella ya tenía dos, y esa fue una de las razones por las cuales se separaron; Michael no tuvo que pagarle nada, cada uno se quedó por su parte y punto. Nada de dinero, inmuebles o bienes materiales de por medio.

Sin embargo, Michael tenía una personalidad por momentos impactante, y por otros muy débil. Más allá de haber sufrido terribles maltratos (físicos y mentales) de su padre, le estaba agradecido por haberlo formado así como persona, pero expresa "me hubiera gustado que él alternara su papel de manager con el de padre".

Shmuley Boteach, el autor del libro
No me explayaré mucho sobre la vida de Michael, ya que esa no es la idea. El libro es lo que centra este post, pero me es imposible pasar por alto algunas cosas claves de su vida. El por qué de su pronta y dramática muerte no tiene mucho que ver consigo mismo como un ser enfermo y en bancarrota, sino con los demás. Lo que los demás le dieron en su larga carrera y corta vida, y lo que él pensaba del cariño; no tuvo ninguna esposa que lo acompañara de por vida, no tuvo una familia que lo apoyara, sus hijos aún eran muy chicos como para comprender la situación, estaba rodeado de gente que se preocupaba en el dinero y no de él... hubieron muchas cosas que él terminó pensando como cariño, lo cual no era así. La devoción de un fan no es lo mismo que una caricia materna o un abrazo paterno. Jamás podría haber reemplazado el amor de su familia o de una esposa incondicional con la de los fans, algo que él no entendió porque, simplemente, no había aprendido a diferencias esos tipos de cariños.

Aquí se develan muchos mitos de Michael Jackson; por ejemplo, que le tenía miedo a los gérmenes y que era un adicto de la limpieza, cuando lo único que hace cuando Prince (su hijo mayor) juega con una palita para juntar las necesidades de los animales, es pedirle que no se ponga eso en el pelo, que tiene desecho canino; luego, continúa su charla con Shmuley normalmente como si nada hubiera sucedido.

Si bien este rabino de nombre Shmuley Boteach no hizo todas las cosas bien (ya que al final del libro, en el epílogo, se plantea la idea de que tanto Michael como él estaban juntos por el hecho de que se necesitaban; Michael para volver a una espiritualidad -que luego quedaría hecha pedazos- y él para que la fama de este cantante pudiera llevar el mensaje del rabino a muchos más hogares), debo admitir que ha tenido una gran idea al dar a luz este libro. Muchos de los prejuicios en contra de Michael serán aclarados, para bien o para mal, pero aclarados al fin. ¿Durmió en la misma cama con niños? Sí. ¿Abusó de ellos? Y... eso jamás se develará, porque quedará en memoria de Michael y de los dos niños que lo han acusado - o, más bien, el único, ya que el primero ha salido a admitir que jamás lo hizo. ¿Abusó de ellos, bajo mi opinión? No. Sí, tenía una relación enfermiza con los niños porque reflejaba en ellos su niñez (por ejemplo, sus tres hijos -Paris Michael Jackson, Prince Michael Jackson y Prince Michael "Blanket" Jackson II llevan el nombre Michael, lo que psicológicamente indicaría la necesidad de reflejarse en sus niños y darles amor, como si eso le fuera a devolver su niñez perdida o si su amor se transmitiera haciéndose sentir querido), pero no creo que los hubiera abusado, ni a los dos denunciantes ni a ninguno de los otros niños que vagaron por Neverland durante años... pero esto lo pensaba antes de  leer el libro. Es decir, si no quieren leer el libro por medio a que cambie su opinión sobre Michael Jackson, entonces les digo que no cambiará nada que no quieran que cambie. Lo que sí les dará es otra mirada acerca del bicho famoso llamado Michael Jackson, lo cual, quizás, haga que ustedes se replanteen su opinión sobre él.

En resumen, la pregunta clave... ¿vale la pena comprarlo? Mi respuesta variará según la persona que pregunte. Si sos alguien de la MJFam ("La familia de Michael Jackson", algo así como el nombre del fandom además de Moonwalkers, Streetwalkers...) y creés que Michael es un ser todopoderoso y querés conservarlo con esa imagen, te doy un rotundo no; en este libro se muestran ambas facetas de Michael, la de persona inocente y buena que actúa en busca de un mundo mejor para vos, para él y para toda la raza humana (okay tenía que poner esto, es una frase de su canción Heal the world, pero fue un guiño a los fans... nada, sigamos con la columna) y la del hombre ególatra -por consiguiente egoísta- que es capaz de hacer todo por alcanzar la fama extrema.

Michael Jackson y Shmuley Boteach
» En cambio, si sos fan de Michael Jackson, si querés saber sobre su vida pero las biografías te aburren, o si simplemente querés leer la forma de pensar de este ícono de la música desde su boca pero desde un punto objetivo... entonces , claro que vale la pena. Es un libro que... es difícil de explicar... pondré un ejemplo: ¿qué les parece una biografía de x persona que no se defiende de los dichos sino que otro opina sobre lo que cuenta de sí mismo? No sé si me expliqué correctamente; Michael habló sobre su vida, sus dichos, su forma de pensar y sus hechos, y le confió estas entrevistas a su entrevistador (Boteach) para que haga de ellas un libro adulándolo o criticándolo, pero mostrándole al mundo lo que verdaderamente era... un ángel que, al darse vuelta, podría llegar a ser uno caído, atraído por los poderes de la fama.

Pero algo queda completamente claro a los ojos de cualquier persona cuerda: pro más Justin Biebers, Chris Browns, Lil Waynes o Kanye Wests que haya de ahora o hubiera en su momento, Michael Jackson es y será el Rey del Pop ahora y siempre, y de esto no queda duda.

4 comentarios:

  1. Yo no creo que Michael haya sido ególatra mucho menos egoísta. Todo lo que hizo durante toda su vida fue por los demás. A él no le importaba la fama. Lo que le importaba era darle al mundo lo mejor de sí mismo para hacernos felices y es por eso que era un perfeccionista en todas sus creaciones. La mediocridad no era algo que entrara en su actuar ni por un momento.
    Pero desgraciadamente la mayoría de nosotros sí somos mediocres como la persona que redactó el post y por eso se expresa así.
    Yo no me cierro. Obvio sé que Michael tenía debilidades, excentricidades y era muy sensible , pero eso no le quita que era buena persona. La mejor de todas en mi opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ¿cómo estás?
      Te cuento que este post lo escribí hace más de tres años para un diario escolar de México, que me invitaron a participar como invitada especial de otro país. La idea era ser crítica, dura y analizarnos hasta a nosotros mismos.
      Soy fan de Michael, y hoy en día pienso muy diferente a lo expresado en el post (tuve que releerlo para poder responderte, porque pasó mucho tiempo de que leí este libro). Sin embargo me encantaría releerlo para así poder expresar una nueva opinión, ya sin bajada de línea de por medio y ver por qué dije lo que dije acá. Repito, soy fan de Michael y también muchas veces me expreso como vos (más que nada cuando lo acusan de cosas que todos sabemos que no hizo o fue), pero también me abro y soy sincera. Quizás haya otras causas (que sí, las hay) por las que Michael buscaba el amor del público, pero hay que ver qué me transmitió este libro como para haber expresado esta opinión tan errada desde mi yo actual pero inmediada desde mi yo del 2012. Te invito a leer el libro para poder debatir con un contexto más actual entre las dos :)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Esto va directamente para la persona que opino desde su punto de vista muy errada sobre michael en cuanto al libro escrito por Shmuley Boteach.......piense usted muy bien antes de escribir pues no es Dios para juzgar a alguien que tan solo amo el mundo y trato de cambiarlo por el bien de la humanidad, de los seres que habitamos este planeta, alguien que amo a los niños y tan solo intento desde lo mas profundo de su ser brindarles lo que al no le pudieron obsequiar en su infancia, no lo hacia para que le devolvieran lo perdido de niño, lo hizo porque le nacia, lo sentia y hoy todos en el mundo lo recuerdan como Un angel y no caido como usted expreso....un Angel de Dios bello hermoso..al cual amo y defiendo con todo mi ser...cuidado con lo que escribe y recuerda que hay un imperio de personas que lo amamos y lo defendemos con garras...ah y lea e infórmese antes de expresarse sobre una persona como la que nunca usted podrá ser.

    ResponderEliminar
  3. Dicen q sta vivo??? Yo creo q si....dond kieras q stes vuelve ya no agas sufrir más ya a tus fans q te amamos

    ResponderEliminar

¿Algo para decir?